Branding, Naming, Pushing – Juegos de emociones del consumidor

Cuando hablamos de crear una marca, el tema va mucho más allá de un logo, de un nombre llamativo o de un esquema de precios interesante.

Las marcas con “alma”se vuelven inmortales y ese es el sueño de cualquier emprendedor. Inmortalizar su negocio.

Sin embargo, este proceso no es sencillo y debe construirse de la manera más minuciosa con el fin de pivotar hasta encontrar esa versión perfecta, perdurable en el tiempo que nos permita destacar, mediante la generación de emociones a largo plazo en nuestros consumidores o clientes.

Para esto, les traigo el análisis de algunos conceptos que pueden ayudar a crear un marco de acciones estratégicas muy relevantes al momento de construir nuestra marca:

Branding es el trabajo de gestión de marca con el objetivo de hacerla conocida, deseada y con una imagen positiva en la mente y el corazón de los consumidores. El branding o brand management, implica acciones relacionadas con el propósito, los valores de la marca y el posicionamiento, creando una conexión con el público para influir en sus decisiones de compra.

Somos parte de un movimiento mundial de consumidores que obliga a las empresas a pensar meticulosamente en cada paso. Cada estrategia y acción de marketing puede hacerse eco en todos los rincones de la ciudad, país o, incluso, del mundo.

No solo eso, el mercado y muchos de sus competidores ya están comprendiendo que los resultados no se crean de la noche a la mañana, sino que se logran con una estrategia coherente y relevante de principio a fin.

Es un error creer que esta estrategia es solo para grandes empresas, o que surgió de repente por generación espontánea. Todo es parte de un complejo proceso de gestión que no produce resultados inmediatos, pero produce frutos duraderos.

En resumen, Branding trabaja con el concepto de que una marca debe planificarse, estructurarse, gestionarse y promoverse. Todos estos procesos, que involucran la gestión de la marca, son parte de esta definición.

Y, su objetivo es garantizar que todos sus stakeholders comprendan el posicionamiento de la compañía, aumenten su relevancia en el mercado, mejoren su visibilidad y hagan que la empresa tenga una buena reputación con su audiencia.

Por consiguiente, estas estrategias aseguran que el negocio crezca de manera sostenible.

El branding además, asegura que la organización crezca de manera inteligente y duradera, siempre centrada en cuál es la marca y cómo quiere ser percibida.

Ahora bien, para comprender un poco más respecto sobre qué es una marca te lo explicaremos a continuación:

¿Qué es una marca?

Una marca no es solo un logo, un nombre o una simple identidad visual. Es un conjunto de sentimientos y experiencias que la audiencia ha tenido y creado a partir del producto o servicio que la empresa ofrece.

A menudo, este proceso es individual, en el que cada persona entiende la marca de una manera diferente. Esta perspectiva siempre se basará en los contextos sociales, culturales y económicos de cada individuo y, especialmente, en sus experiencias con la compañía.

Esta es, precisamente, la razón por la cual una estrategia de branding es esencial. Nunca tendrás un control completo sobre cómo se percibirá tu negocio, por lo que debes diferenciarte de la competencia creando una marca única que ofrezca experiencias increíbles de principio a fin.

Una marca es lo que diferencia a las compañías exitosas de muchas otras que se quedan por el camino.

Las marcas necesitan valores, un propósito que guíe todas sus acciones, desde el diseño de un producto hasta cómo se promocionará en cualquier canal de comunicación: tradicional o digital.

Tu marca necesita tener una identidad fuerte y coherente que la ayude a comunicar esto y, también, a potenciar y administrar cómo verá tu audiencia lo que estás construyendo.

Por último, tu estrategia de branding debe garantizar que podrás promocionar tu marca para asegurarle más protagonismo a tu empresa y convertirla en líder del mercado.

Para ejecutar todo este proceso, proponemos las siguientes recomendaciones:

1)    Crea una plataforma de marca

La primera etapa para administrar una marca es, sin duda, dar un paso atrás y comprender de qué está hecha, respondiendo preguntas como:

  • ¿sobre qué base se fundó?;
  • ¿qué promete entregar al mundo?;
  • ¿qué la hace única?

Una plataforma de marca es un conjunto de componentes únicos que ayudarán a los consumidores a conectarse con ella. Como consecuencia, esto ayudará a comunicar mejor su esencia.

Algunos de los puntos clave que cualquier plataforma de marca necesita abordar son el propósito de la marca, su promesa, sus atributos y su posicionamiento.

2)    Define el Propósito de la marca

Un propósito no es más que su razón de existir. ¿Por qué tu marca necesita existir? ¿Por qué fue creada?

En esta etapa, es muy valioso mirar hacia atrás en el momento de la creación de tu empresa. ¿Qué estaba en la mente de sus fundadores?, ¿qué querían transformar en el mercado cuando comenzaron el negocio?

A menudo, este propósito vendrá como una frase que acompaña al logotipo y, eventualmente, se convertirá en un lema o un eslogan de la marca.

3)    Define la Promesa de la marca

La promesa de la marca actúa como un manifiesto. Es el resumen de lo que te comprometes a hacer en la práctica para que tu propósito se convierta en realidad.

A menudo, la promesa de la marca es lo que vemos siendo comunicado por las marcas. Si el propósito es un proceso interno de descubrimiento y comprensión de cómo puedes impactar al mundo, la promesa, por su vez, es lo que lo vuelve palpable.

4)    Define los Atributos de marca

Una vez que has comprendido el propósito y la plataforma, es hora de hablar sobre los atributos de la marca. Estas características son parte de la jornada, mostrando la forma única de caminar que tu marca tiene mientras realiza el trayecto para alcanzar su objetivo final.

Las marcas extraordinarias tienen propósitos y promesas únicas. Sin embargo, lo que a menudo diferencia a los grandes es cómo hacen para llegar adonde quieren ir. Aquí, los medios son tan importantes como los resultados.

Claramente, los atributos son característicos de tu marca. Estos son valores que no son negociables para ella y dependen desde la forma en que te comunicas, hasta la forma en que trabajan tus empleados.

5)    Crea tu estrategia de Posicionamiento

Según Phillip Kotlerl, uno de los padres del marketing, el posicionamiento es el acto de crear una comprensión de la oferta y la imagen que define el espacio de mercado que ocupará tu marca y cómo será percibida por los consumidores.

Para comprender tu posicionamiento, primero debes pensar en tus objetivos comerciales y en el valor real que ofrecen tu empresa y tu producto. Aquí es donde comienzas a pensar en tu posicionamiento.

Posicionar es comprender tu mercado, lo que tus consumidores necesitan y quieren.

A partir de ahí, mira dentro de tu empresa y comprende cómo tu producto o servicio puede hacerse presente y relevante en este escenario.

6)    Ten una identidad fuerte y consistente

Tener una identidad de marca es lo que hace que las grandes empresas sean reconocidas con un solo color o ícono.

Sin embargo, mucho más que un nombre fuerte o un logotipo creativo, es crear un universo único y que sea fácil de relacionar con tu marca.

Podría decirse que el primer paso es crear un nombre, un logotipo y un slogan para tu empresa.

También es importante observar las diferencias entre tono y voz. Tu voz no cambia, pues está intrínsecamente vinculada a los atributos de tu marca y a la base de tu empresa.

Tu tono, en cambio, siempre estará en reformulación, ya que es la forma en que adaptas tu voz a diferentes audiencias y canales.

Tu feed de Instagram debe gritar esta identidad, tu sitio debe comunicarla de manera efectiva y consistente, tu tienda física debe tener toques decorativos que sean claramente perfectos para tu marca.

La consistencia es una de las partes más difíciles de administrar en una marca, pero brinda resultados incomparables.

Controla tu reputación y el futuro de tu negocio. La gestión de la marca es también la gestión económica de la salud de tu negocio.

Todos entregan productos increíbles, pero es el poder de sus marcas lo que los vuelve imbatibles e impulsa a sus consumidores a comprarle más que a sus competidores.

¡En resumen, una marca inolvidable, tiene lo mismo que las personas inolvidables… esencia!

Te acompañamos a construir tu marca de la mano de una estrategia de negocio innovador que te permita crecer.

¿Te animas?

Fuente: https://rockcontent.com/es/blog/branding/

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin