Carrera de relevos – pivotando nuestros productos y servicios

El camino de la innovación, es un proceso evolutivo que vivimos constantemente con nuestros negocios y proyectos. Cada vez que decidimos lanzar una estrategia diferenciadora para posicionarnos distinto con nuestra audiencia y generarles valor incremental, nos embarcamos en el reto de auto-desafiarnos (no solo a nuestro modelo de negocios, sino a nosotros mismos!)… y a veces, es inevitable el sentir que «empezamos desde cero”.
 
Es por esto, que me gusta ver ese proceso como una carrera de relevos (o carrera en postas): donde ele producto/iniciativa/estrategia anterior, cumplió su función con traernos al punto en que estamos ahora, con el conocimiento de nuestro mercado en la actualidad y las experiencias de lo ganado y lo perdido… por tanto, no estamos empezando desde cero, sino desde la experiencia del recorrido previo.
Con el fin de materializar este proceso de pivote/mejoría/optimización de productos, servicios o estrategias, les traigo esta recopilación e 8 recomendaciones a seguir, esperando que les sirva de guía en los momentos de tomar decisiones trascendentales en nuestros negocios:
 
1) Trata de mantener el foco en la visión, no en el producto: las tendencias van y vienen, las necesidades de nuestros clientes, a veces son básicas pero en otros casos son circunstanciales y pasan… la visión estratégica de tu negocio es algo que se mantiene en el tiempo y debemos mantener como un norte claro. Por eso, es clave poder entender la volatilidad de nuestros productos y estar abiertos a la constante posibilidad de mejorarlos y adaptarlos a las necesidades de un entorno Digital que es, cada día, más cambiante.
 
2) Acostúmbrate a ser una Data Driven Company (empresa que toma decisiones basadas en datos) – la respuesta clave la tiene el cliente … y ni siquiera debe decírnosla… está en nuestras manos observar sus acciones y preferencias para poder leerla a tiempo y primero que el resto. Es importante poder entender a su vez, que nos todos los clientes son iguales, tienen distintas perspectivas, aspiraciones y motivaciones. Es nuestro deber entender la segmentación de audiencias a la que queremos llegar, identificar su problemática y diseñar un producto que, claramente, la pueda resolver.
 
3) Toma acciones rápidamente – el tiempo es dinero! mientras más te demoras en tomar la decisión de hacer cambios en tu producto o estrategia, estás perdiendo oportunidad de mercado. El pivote lento se denomina como un asesino silencioso de tu competitividad.
 
4) Pivotar independientemente – cada contexto es distinto, por lo tanto es necesario documentar el aprendizaje validado en cada etapa anterior de avance y utilizarlo como punto de inicio para la nueva versión del producto.
 
5) Desarrollar PMV (Productos Mínimos Viables) competitivos:  basados en las características generales de los productos de los competidores más el elemento estrella que nos diferencia, de esa manera es más rápido el avance y la validación.
 
6) Un equipo bien alineado y comunicado! – el tema de innovar constantemente y pivotar productos o iniciativas, no necesariamente es cómodo para todos los equipos, de hecho, puede desembocar en nerviosismo o ansiedad dentro de nuestros colaboradores, por lo tanto, es clave poder desarrollar una estrategia de motivación sustentable a raíz de los quick win en los pivotes, para que la gente esté conectada y en línea con el propósito detrás d todo esto.
 
7) El poder de una buena mentoría – en estos procesos la visión experimentada, objetiva e imparcial de un tutor/consultor especializado puede ser el toque principal para garantizar el éxito en el proceso de pivotaje de productos o servicios. La gran ventaja de la Era digital, es que incluso, respetados conocedores en la materia, brindan apoyo y recomendaciones valiosas sin costo y exponen material gratuito que pueden implicar grandes aportes al proceso de innovación en tu negocio. No todo debe ser pago!.
 
8) Be Brave!!! La valentía necesaria para poder desistir a tiempo. en algunas ocasiones es preferible desertar una idea y dar paso a otra con mayor potencial, cuanto antes. A lo mejor, la idea es buena, pero no para ese entorno, no para esta época… y lo más conveniente es ponerle punto final. Cuando un “problema”no es realmente un problema, no hay pivote que aguante.
 
 
Nos encanta poder acompañarles a nuestra audiencia a resolver estos retos, por eso diseñamos programa de acompañamiento empresarial, donde, en un taller práctico de 6 horas, definimos tus prioridades, objetivo sy planes de acciones para que ejecutes y puedas comenzar a medir resultados desde la primera semana.
 
No lo pienses más! escríbenos y comenzamos de la mano 🙂 
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin