La Clave es la gente – Equipos innovadores de alto impacto

No es cuestión de una idea fabulosa, es cuestión del equipo que la lleva a cabo y la hace sustentable en el tiempo.
 
A lo largo de algunos años de experiencia trabajando en procesos innovadores con empresas de todos los tamaños y nichos, definitivamente, soy creyente del poder de la actitud adecuada en los miembros del equipo y su incidencia en el éxito de sus proyectos de innovación.
 
De esta forma, concuerdo con esta lista de 8 características comunes que encuentro en los equipos que generan un impacto positivo al implementar proyectos innovadores y recabar los mejores resultados:
 
1) Cuentan con autonomía, conocen sus funciones y su radio de acción en el proceso de toma de decisiones ágiles.

2) Tienen un nivel de interacción entre distintas funciones casi cronometrado y excelentemente bien sincronizado. Optimizan el tiempo de reuniones, empatizan entre áreas y se complementan sus perspectivas.

3) Existe un alto nivel de compromiso, más allá del involucramiento natural de sus roles. Como dicen por ahí, ¡se meten en el papel!

4) Cuentan con procesos y roles definidos. Cada quien sabe en qué parte del proceso ingresa y sabe exactamente qué debe hacer, cuál es su rol y que debe entregar al siguiente para que pueda cumplir con su función. Para mí, ¡una de las características más relevantes!

5) Existe una comunicación fluida. Se manejan con dashboard y KPIs objetivos que les permiten tomar decisiones y hacer cambios en tiempo real para mejorar su desempeño.

6) Manejan una cultura de retroalimentación positiva en aras de conseguir esa mejora continua en su rol y a nivel personal. Diseñan su propio plan de crecimiento de la mano de colegas y superiores.

7) Son capaces de autocorregirse e identificar fallos ya que se desarrollan en una cultura organizacional que reconoce los errores como pilar fundamental para poder crecer y mejorar.

8) Aún más, luego de esta pandemia que experimentamos en el 2020, los equipos de alto impacto logran demostrar su alto nivel de confianza y responsabilidad en el proceso de adaptación a nuevas rutinas de trabajo, en ambientes nuevos, con responsabilidades (personales y laborales) muy variadas y cuando la empresa lo necesita más que nunca.
 
En síntesis, son equipos orientados a resolver problemas reales tomando decisiones pragmáticas y respetando sus diferencias de pensamiento y conocimiento, que logran trabajar con su líder que proporciona luz en vez de órdenes.
 
¿Te gustaría mejorar alguna de estas características en tus equipos internos?
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin