Productos vs Servicios – ¿Quién da más?

Son parte fundamental de nuestro día a día a tal punto, que rara vez nos percatamos que están ahí. Los productos y servicios se encargan de brindarnos el confort y bienestar necesarios, así como satisfacer las necesidades básicas de los seres humanos, con el fin de que podamos lograr los objetivos establecidos, por lo tanto, si lo analizamos desde la perspectiva de los negocios: sería genial poder crear productos o servicios con tal diferenciación que el consumidor busque adquirirlo sin mayor cuestionamiento y con un alto nivel de periodicidad, si fuese posible.

Pero, ¿qué será mejor crear: productos o servicios? Arranquemos por los conceptos.
 
Un producto es un objeto tangible, físico y elaborado (o no, puede ser natural) mediante un proceso de producción específico, orientado a satisfacer las necesidades de un nicho de consumidores, negocios o individuos y negocios (B2B – business to business, B2C – business to consumer, B2B2C –  business to business to consumer).
 
Un servicio es una actividad económica que se presta a cambio de dinero o esfuerzo, mediante la cual se obtiene acceso a bienes, fuerza laboral, habilidades profesionales etc.
 
Podemos denotar algunas diferencias estructurales entre los productos y los servicios.
En nuestra actualidad, podemos observar que nos encontramos en la Era de los Servicios, ya que un porcentaje bastante interesante de los ingresos provenientes de actividades económicas variadas provienen de este segmento, por ejemplo, el 79% del PIB de Estados Unidos viene del área de los servicios, al igual que el 62% del PIB de México, de acuerdo a reportes de Statista.com 
 
Sin embargo, cuando pensamos en la capacidad que necesitan las empresas actualmente para reinventarse, idear nueva formas de satisfacer las cambiantes necesidades de sus clientes, ¿qué será mejor desarrollar?
 
Es indiscutible que en términos de rentabilidad, los servicios en la mayoría de los casos serán más rentables que los productos tangibles, sin embargo, el proceso de entrega-recepción puede llegar a ser más riesgoso si no se establecen los parámetros adecuados de expectativas y entregables con el cliente. 
 
Los servicios pueden llegar a ser más versátiles, dando la capacidad de ajustarse a los presupuestos y necesidades de distintos nichos de mercados, siendo altamente competitivos y manteniendo algún nivel de rentabilidad, mientras que con los productos tangibles es más complejo lograr esta flexibilidad, dado el caso que se requieran hacer cambios o adaptaciones en periodos de alta incertidumbre o cambios de circunstancias externas.
 
Sin embargo, más allá de las características tradicionales de productos o servicios, hace algunos años llegó el término EXPERIENCIA que vino para cambiarlo todo. Ya sean productos o servicios, con venta de volumen o de una vez en la vida, de alto valor o de alta rotación, en modo de proyectos anuales o venta por catálogo, todo esto realmente va a verse altamente influenciado por la descripción de lo que significa para nuestro cliente target una *Experiencia positiva* y es ahí en donde debe estar nuestro foco cuando diseñamos el entregable a nuestro cliente: ¿cómo lo quiere recibir? ¿En qué condiciones? ¿Cómo prefiere que le cobremos?, y otras interrogantes más.  Ahí la barrera entre los productos y servicios va fusionándose de tal manera, que buscamos incluso hacer un mix, por ejemplo, las suscripciones: una modalidad de servicios altamente escalables con condiciones standard que nos permiten comercializar servicios como si fueran productos de consumo masivo.
 
Las opciones son cada vez más variadas y el secreto será siempre el mismo: la respuesta clave a las preguntas de por dónde diseñar la mejor opción de entregables, la tendrá nuestra capacidad de observar atentamente las necesidades latentes de nuestros clientes-objetivo.
 
¿Cómo lo ves? ¿Tiene sentido para ti?
 
Déjanos tus comentarios.
 

Fuente: 

https://elevaciondigital.pe/blog/diferencia-entre-productos-y-servicios/?v=3827b7f3678

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin