Seguimos desde casa… ¿cómo organizo a mi equipo?

Por alguna razón, teníamos la perspectiva fantástica de que al cambiar de año, automáticamente y por arte de magia, las condiciones empezarían a cambiar para bien. Sin embargo, los indicadores financieros y de índices de evolución del virus no son muy esperanzadores.

Por lo tanto, aquí el objetivo no es generar pronósticos pesimistas, sino, al contrario, empatizar con la situación que están viviendo los líderes empresariales, emprendedores y trabajadores en general. Con esto podremos identificar qué necesitamos para operar con eficiencia y cómo podemos aportar con soluciones concretas, innovadoras, motivadoras y hasta divertidas para sacar el máximo provecho al inicio de este 2021.

  1. No bajar la guardia. Si bien tenemos allegados que ya se contagiaron y superaron el virus, aún no podemos asegurar que no pueden volver a contagiarse, por lo tanto, es VITAL cuidar de nuestro equipo y sus familias: mantener el distanciamiento, usar la mascarilla todo el tiempo posible y sobre todo lavarse las manos constantemente.
  2. Fomentar el engranaje aún en la distancia. A pesar de que en algunos casos continuemos trabajando más tiempo en casa, igual debemos evitar que se pierda la calidez del trato, la complicidad de los equipos, el compartir actividades cotidianas y aspectos personales que son los que afianzan la relación entre los miembros. Aquí les propongo que instauren un día a la semana para  impartir actividades como “lunch con videoconferencia” los miércoles al mediodía, «tarde de talentos compartidos” el miércoles 2pm, sesiones de compartir y esparcimiento “vinos e historias” los viernes 5pm. Club de meditación a las 7:30am, club de wellness con clases de baile los fines de semana vía zoom y así… Lo interesante de estas sesiones es que se generen retos y premios a los más destacados con el fin de que mantengan el hábito de compartir con los compañeros.
  3. Apoyo con la priorización. No es viable pretender que todo es “para ayer”. Necesitamos ayudar a nuestro equipo a visualizar qué actividades son más prioritarias y cómo impactará a la consecución de sus objetivos si sucede rápido y bien hecha. Guiar primero y exigir después.
  4. Ofrecer Círculos de apoyo. Lo que más tenemos ahora es información a pedir de boca. En línea y desde casa. Podemos invitarles a sesiones de apoyo en temas de relaciones de pareja, desarrollo infantil, mindfulness, talleres de yoga, ejercicios en casa, ideas de comida saludable, re adecuación de espacios en casa, etc. Todo lo que le sume a nuestros equipos en términos de bienestar personal. Personas felices conforman equipos eficientes.
  5. Establecer metas claras y monitorear avances con consistencia. Estando en casa surgen muchos más distractores que en nuestro anterior lugar de trabajo. Incluso inconscientemente nos encontramos en la cocina adelantando el almuerzo y dejamos de lado algún tema que eventualmente era necesario resolver antes. Por eso, es clave agendar puntos de control diario o semanal para ayudar a los equipos a mantener los ojos claramente posicionados en el monitoreo continuo de sus propias métricas a corto, mediano y largo plazo. Así, fomentamos la autogestión consciente.
 

Nuestro hogar ahora se convirtió en el templo de todo, el lugar en donde descansamos, donde está nuestra familia, cultura, pertenencia y donde debemos ser más eficientes que nunca, por eso, lo ideal es separar los espacios con horarios y buscar implementar estas recomendaciones para aprovechar las oportunidades que se vayan presentando y adecuarnos sin mucho trámite en el camino. 

¿Quieres planificar de forma eficiente tu tiempo y el de tus equipos? Los invito a formar parte del #RocketPlanningCommunity dando click aquí
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin