fbpx

¿Es momento de innovar en tus estrategias de crecimiento?

Bien dicen por ahí que es de locos esperar resultados diferentes haciendo las mismas cosas. Y en eso muchas veces se nos pasa la vida, tanto en lo personal como en los negocios. 

Nos empeñamos en crecer, en captar más clientes, en aumentar nuestras ventas ¡haciendo lo mismo! Decimos de la boca para afuera que nos movemos como pez en el agua en la Era Digital cuando la verdad, no hemos aprendido cómo valernos de las nuevas herramientas para sacarles provecho…

Es hora de dinamitar nuestras estructuras para dar paso a la disrupción. ¿Cómo hacemos eso? Echando mano de toda nuestra creatividad y valiéndonos del poder del Design Thinking.

Empecemos por el principio:

¿Qué es Design Thinking?

Se trata de una filosofía de pensamiento que se utiliza con mayor frecuencia en el mundo organizacional para crear soluciones que realmente respondan a las necesidades de las personas pues parte y se nutre de forma constante de la visión de los clientes. 

Aplicar el Design Thinking es sencillo pues tiene una metodología claramente definida:

  1. Empatizar: ponerse en los zapatos de los clientes, ver lo que ellos ven, sentir lo que sienten, pensar lo que piensan…¡vivir su vida! Así podremos conocerlos a profundidad, nos habremos metido en su piel y tendremos la capacidad de descubrir aquello que necesitan y anhelan. 
  2. Definir el problema: una vez que ya conocemos en profundidad a nuestro cliente, llega la hora de precisar qué problema tiene y orientarnos a darle una solución. Este es el momento de poner la lupa en el foco. 
  3. Proponer ideas: un Brainstorming for Growth. Todas las ideas son válidas, ricas y poderosas. Las grandes soluciones han nacido de ideas que parecían descabelladas así que no deseches ninguna. 
  4. Construir un prototipo: las ideas deben decantarse, estudiar su factibilidad y llevarse a la realidad. En esta fase se debe materializar esa idea construyendo un prototipo.
  5.  Probar el prototipo: la prueba de fuego. Vamos a testear el prototipo que hemos construido para saber si funciona e identificar oportunidades de mejora.

La filosofía del Design Thinking encierra un enorme potencial transformador, pues es el disparador de la creatividad, el abono para la innovación y la chispa para encender el liderazgo. 

Anímate y conviértete tú también en un discípulo del Design Thinking para que comiences a hacer las cosas de forma diferente. Te prometo que tendrás resultados increíbles y maravillosos.

Think wisely, #Disrupt2SellMore

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin