fbpx

¿Planificar para ejecutar? ¿O planificar para vender?

Por costumbre, y a veces tan solo por inercia,  estamos acostumbrados a bloquear tiempo en nuestras agendas para dedicarlo a las dichosas sesiones de planificación estratégica del año siguiente.

Los puntos a revisar son muy parecidos  año tras año: ¿qué funcionó el año pasado? ¿Qué no funcionó? ¿Qué porcentaje cumplimos en cada meta? ¿Por qué? ¿Cuánto nos faltó? ¿Por qué? 

Y luego de este sesudo análisis, donde buscamos mostrar la mejor cara y la más positiva ante el tanque de sharks (accionistas, jefes, gerentes, inversionistas o hasta los mirones que estén en la reunión) que nos preguntan y cuestionan sobre el año que hemos vivido: nos interrogan sobre los dolores que escondemos y escarban en los triunfos que alardeamos.

Nos acostumbramos a planificar sobre lo predecible y a cuantificar numeritos proyectados con estrategias tradicionales que no necesariamente funcionan ante lo desconocido.

¿Pero esto es acaso “innovación”?

¡No! Porque aunque nos aterre, la innovación es aventurarse a hacer algo que no hemos hecho antes, al menos en el contexto de nuestra empresa, con nuestros clientes en particular o con algún producto o servicio específico.

Entonces, de repente nos percatamos, sensatamente, que necesitamos ayuda. Que debemos contratar a un consultor especialista en ejecutar estos procesos. Y esta persona viene y lo hace. Profesional y ¡eficientemente!

Pero… aún tenemos resultados alejados a las proyecciones… y no lo contratamos más.

¿Qué sucede entonces? ¿Será que esto de innovar no es para mi empresa?, nos preguntamos.

Es ahí, en donde también se necesita innovar. Venimos planificando una serie de pasos a seguir y los ejecutamos correctamente, basados en las estrategias incorrectas. Es decir, eficiencia sin eficacia.

Ante esta situación, más frecuente de lo que se pueden imaginar, nosotros tenemos una propuesta diferenciadora para nuestros clientes, la cual involucra los siguientes factores:

– La visión crítica del cliente en la mesa de planificación (así no esté presente).

– Utilización de metodologías de innovación. Innovar con éxito se puede planear manteniendo el mínimo riesgo.

– Involucramos KPIs atados directamente a la medición del éxito real de las iniciativas disruptivas.

– Acompañamos y hacemos coaching durante  el proceso. Así aseguramos que adopten y generen sus propias best practices de manera sustentable.

¡Planificamos para vender y generar resultados tangibles! ¿Planificamos tu 2020?

#Planning2020

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin